1 de cada 25 personas en el mundo ha consumido marihuana

Plantactiva

Una cada 25 personas prueba la marihuana: Cerca de 166 millones de personas en el mundo han probado la marihuana o son consumidores activos de la droga pese a que las
investigaciones científicas han demostrado sus efectos adversos para la
salud, dijeron dos expertos en Australia.

La cifra, extraída de datos de la Oficina contra la Droga y el
Delito de Naciones Unidas (UNODC, por su sigla en inglés), indicaría
que una de cada 25 personas entre los 15 y 64 años en el 2006 tuvieron
alguna experiencia con la droga, escribieron los investigadores en un
estudio publicado en The Lancet. El estudio fue escrito por el profesor Wayne Hall, de la School of Population Health en la University of Queensland de Brisbane, y la profesora Louisa Degenhardt, del National Drug and Alcohol Research Center en la University of New South Wales en Sidney.

El
estudio contiene hallazgos de la UNODC y una reseña de la literatura
médica publicada durante los últimos 10 años sobre los efectos adversos
del cannabis en la salud humana. El consumo de marihuana  fue mayor en Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda,
seguidos por Europa. Debido a sus extensas poblaciones, los
consumidores de marihuana de Asia, Africa, y el continente
americano representan respectivamente el 31, 25 y 24 por ciento del
total.

Europa representa el 18 por ciento de los consumidores y Oceanía el 2 por ciento.

Australia
y Nueva Zelanda registraron el consumo más elevado, con más de un 8 por
ciento de la población entre 15 y 64 años. Pero el uso está declinando
en ambos países, dijeron los investigadores, agregando que se están
viendo tendencias similares en Europa Occidental.

En contraste, el uso del cannabis está aumentando en algunos países de ingreso mediano y
bajo, como en las naciones de América Latina y varios países en Africa.

El estudio citó investigaciones estadounidenses que muestran que un 10 por ciento de la gente que había tenido contacto con la marihuana se convirtieron en consumidores diarios, mientras que entre
el 20 y el 30 por ciento pasaron a ser consumidores semanales. El uso
de cannabis  usualmente comienza durante
la adolescencia, tocando su pico entre los 20 y 25 años, antes de
declinar a medida que los jóvenes ingresan a empleos de tiempo
completo, se casan y tienen hijos.

El uso de cannabis durante el embarazo podría reducir el peso del bebé al
nacer, pero no parece causar defectos de nacimiento, agregaron los
investigadores. Los fumadores regulares de cannabis reportan más síntomas de bronquitis crónica, como esputo y
tos crónica, que los no fumadores. Deficiencias en aprendizaje verbal,
memoria y atención fueron reportados de manera más consistente en los
consumidores regulares de grandes cantidades de marihuana, pero éstas se relacionan a la duración y la frecuencia de su uso.

La marihuana también parece tener un efecto en la salud mental de sus
consumidores, escribieron los investigadores, citando estudios que
sugerían que el riesgo de esquizofrenia se más que duplicaba entre
quienes probaban el cannabis a los 18 años.

“Los efectos
adversos más probables (del consumo de cannabis) incluyen un síndrome
de dependencia, un riesgo mayor de accidentes en vehículos motorizados,
dificultades en las funciones respiratorias, enfermedades
cardiovasculares, y efectos adversos por el uso regular en el
desarrollo psicosocial adolescente y la salud mental”, concluyeron los
expertos.

(Reporte de Tan Ee Lyn; editado en español por Hernán García.)

Fuente: Noticias WordPress