10 preguntas sobre el Cannabis

Plantactiva

Diez preguntas y respuestas sobre el Cannabis

  1. ¿Qué es el Cannabis? El Cannabis es una planta herbácea anual de cuyas inflorescencias femeninas se obtiene la marihuana y el hachís. La marihuana se compone de hojas y flores secas, mientras que el hachís es obtenido de la resina de la planta. Su aspecto es el de una pasta más o menos dura y aceitosa, el color varía del marrón al negro. Estas sustancias contienen cantidades variables de THC (una de las sustancias activas del Cannabis). Las formas habituales de consumo son fumarlo o ingerirlo. Diferentes tipos de Cannabis producen diferentes efectos, desde sedante a estimulante.
  2. ¿Quién consume Cannabis? Todo tipo de gente. Sólo en el estado español tomando la cifra bruta de 30.000.000 de españoles entre 15 y 64 años:
    – Consumidores experimentales: 8.580.000
    – Consumidores esporádicos: 3.360.000
    – Consumidores habituales: 2.610.000
    – Consumidores diarios: 600.000
    – Experimentales: alguna vez en la vida
    – Esporádicos: alguna vez durante el año anterior a la encuesta
    – Habituales: alguna vez durante el mes anterior a la encuesta. (cifras de hace un año sacadas de aquí, basadas en porcentajes extraidos de estudios oficiales) No existe un tipo fijo de consumidor, como es normal en un grupo tan grande y se encuentran consumidores de todas las edades y todas las clases sociales. Numerosas personalidades de todos los ámbitos son y han sido consumidores de Cannabis, desde Baudelaire hasta Escohotado.
  3. ¿Desde cuándo se utiliza el Cannabis? El Cannabis se usa al menos desde el comienzo del Neolítico (8.000 antes de Cristo) por razones medicinales, por sus propiedades psicoactivas y también por su fibra flexible, ideal para hacer papel o tejidos, además de por sus semillas, muy nutritivas por su aceite. En general, el uso de la planta continuó sin grandes problemas hasta finales de los años 30, en los que comenzó su prohibición tras una amplia campaña propagandística.
  4. ¿El Cannabis crea dependencia? No. No existe ninguna respuesta del cuerpo que se pueda traducir como un síndrome de abstinencia. Esto ocurre porque, a diferencia de otras drogas como el alcohol, el THC no se disuelve en agua, sino que se acumula en el organismo en forma de grasas y de esta manera no desaparece de forma drástica del cuerpo, evitando así el síndrome. Sobre la dependencia psicológica, toda actividad placentera genera deseos de repetirla, desde fumarse un porro hasta comerse una pierna de cordero o hacer puenting.
  5. ¿Ha muerto alguien a causa del Cannabis? No, es científicamente imposible (se cree que para llegar a la sobredosis habría que fumar entre 20 y 40.000 porros del tirón).
  6. ¿El Cannabis lleva a las drogas duras? Ni predispone al consumo de drogas duras ni es cierto eso de que “se empieza por los porros y se acaba con la heroína”. La primeras drogas que se consumen son el alcohol y el tabaco, pero nadie les echa la culpa de la escalada. Otra cosa es que, debido a la Prohibición imperante, quienes venden Cannabis suelen vender otras sustancias, más peligrosas para el organismo. En este sentido, uno de los éxitos de la política de normalización holandesa es la separación de mercados entre los de consumidores de drogas blandas y duras.
  7. ¿El Cannabis genera violencia? No, al menos no comparada con toda la que generan los consumidores compulsivos de alcohol durante un fin de semana.
  8. ¿Qué efectos negativos sobre la salud tiene el Cannabis? Para empezar, toda inhalación de humo es perjudicial para la salud, si bien la marihuana lleva muchos menos componentes tóxicos que el tabaco y sus usuarios la consumen menos veces al día. Por otro lado, no están demostrados científicamente ninguno de los efectos a largo plazo que se le atribuyen (matar neuronas, provocar psicosis, etc.).
  9. ¿Puede tener efectos positivos sobre la salud? Sí. Desde muy antiguo se conocen los efectos terapéuticos de la planta. Es antiinflamatoria, analgésica, proporciona relax muscular, un sueño profundo y devuelve el apetito, además de ayudar a controlar vómitos, nauseas y los dolores y desarreglos de la menstruación.
  10. ¿Qué deberíamos hacer? La mayoría de los estados apuestan por la represión de los consumidores de Cannabis, aunque en Europa se está imponiendo una tendencia hacia la despenalización. Holanda lleva más de 25 años con el Cannabis legalizado y fuma canutos la mitad de la gente que en España (en proporción al número de habitantes), con lo que comprobamos que se cae el argumento de que “si se legaliza aumentaría el número de consumidores”. La Prohibición obliga a los consumidores a infringir las leyes y a comprar Cannabis adulterado en el mercado negro, a precio de oro y con una pésima calidad. Una de las mejores alternativas es el cultivo para consumo personal (autocultivo).