Berlín y sus dichosos 15 gramos…

Plantactiva

Desde que se publicó en la prensa no me han parado de llegar comentarios sobre la noticia. La senadora de sanidad de Berlín (del partido de izquierda “Die Linke”) ha anunciado que en el estado de la capital alemana se subirá el límite de ‘pequeña cantidad’ por posesión de Cannabis hasta los 15 gramos. Como ‘pequeña cantidad’ se define el volumen total de la sustancia que uno puede llevar encima sin temer a que te pueda caer una denuncia por delito grave contra la salud pública.
En otros estados alemanes el máximo permitido no suele pasar de los 6 gramos por lo que la noticia da pie a pensar que en la ciudad más importante de la nación germana se está comenzando a mover algo en la dirección correcta.


Por desgracia no todo es tan bonito como lo pintan. Si bien es cierto que a la hora de la verdad el juez de turno puede absolver de sus cargos al infractor de no pasar el límite, la teoría y la práctica son bien diferentes. Y me explico: a los agentes de la policía les podéis contar lo que queráis, el procedimiento normal es que te confisquen ipso facto la bolsita de “María” o “Chocolate” y que te fichen para intentarte meter un puro. Siempre existirán excepciones dependiendo del humor del policía en el momento de la incautación, pero los últimos acontecimientos en Berlín no nos hacen volvernos optimistas que digamos.
Ya informamos sobre la Marcha Mundial de la Marihuana donde las intimidaciones en forma de controles de mochilas y carteras además de cacheos varios fueron la tónica justo antes de comenzar la manifestación.

Y ya sin ir más lejos, anteayer mismo en lo que pretendía ser una pacífica protesta secundada en varios paises del mundo frente a la Embajada de Canadá por la extradición de Marc Emery a EEUU. Por lo que parece ha sido Berlín la única de las 80 ciudades participantes en donde finalmente no pudo tener lugar dicha protesta. La policía presente a lo largo y ancho de la confluida zona se dedicó a controlar en plena calle a todo aquel que cumpliera con el prejuicio de parecer un “fumeta” y expulsar a los susodichos por riesgo a alteración del orden público.
Repito: teoría y práctica.

ENLACE: Berlin Set to Relax Cannabis Laws