Caza al cultivador: comienza la veda

Plantactiva

Es impresionante la cantidad de noticias que me están llegando estos días a través de las alertas de Google, en las que se relatan incautaciones, detenciones, multas y juicios a cultivadores de marihuana.

Ahora que las plantas están alcanzando su pleno desarrollo vegetativo, antes de florar, es cuando son más fáciles de localizar. Parece que el Estado está pisando el acelerador, porque nunca antes se había dado un nivel de presión semejante.

Como muestra, dos botones, que me permito comentar:

Tres detenidos, dos de ellos menores, por cultivar marihuana en Villanueva
01.07.09 – VALLADOLID

La Guardia Civil inició el pasado domingo en Villanueva de Duero su ya tradicional campaña veraniega contra las plantaciones de marihuana de la provincia. Nada menos que 252 kilos y 162 plantas ‘recolectaron’ el verano pasado en distintas intervenciones como la realizada ahora en el paraje de Prados Hondos, situado a cuatro kilómetros del municipio de mil habitantes.

Los agentes localizaron una plantación de 21 ejemplares en mitad de un maizal y esperaron pacientemente hasta identificar a sus propietarios. Resultaron ser, presuntamente, dos jóvenes de 17 años y otro de 21, F. J. V. C., afincado en Laguna de Duero. El mayor de edad fue detenido -y puesto poco después en libertad- y a los menores se les imputó por un delito contra la salud pública.

La mayoría de los nueve arrestados durante el anterior verano acabaron pagando una sanción administrativa sin llegar a juicio.

Vamos a ver, no se a qué especie mutante pertenecen las yerbas incautadas, pero ya me gustaría a mi hacerme con esa genética que hace que de cada planta se saquen ni más ni menos que kilo y pico de marihuana fumable. O eso, o que me digan cómo las pesan. Item más, cuando a estas alturas de año las plantas aún no tiene apenas contenido en THC (el principio activo de la planta, lo único legalmente mesurable para establecer la sanción)

¿Y lo de la ‘ya tradicional campaña’? Ni que estuviéramos de rebajas.

Fíjense, por favor, en la foto que acompaña al artículo (las ‘21 plantas’ de marras) y díganme qué traficante cultiva semejantes birrias.

Un año de prisión y 4.000 euros de multa por plantar casi cuatro kilos de ‘cannabis’
ALMERÍA

Un hombre de 73 años de edad y que responde a las iniciales J.H.V. ha sido condenado por un delito de tráfico de drogas al ser sorprendido por la policía con una cantidad de droga tal que no podía sino ir destinada al tráfico ilegal y no al consumo propio.

Los hechos ocurrieron el pasado 7 de agosto del año 2007, sobre las dos de la tarde. En ese momento el acusado fue detenido por agentes policiales teniendo en su poder un total de siete plantas de ‘cannabis sativa’ de 3,72 kilogramos de hachís que, tras el pertinente estudio pericial fueron tasadas en un valor cercano a los tres mil euros.

De las pruebas practicadas en el procedimiento judicial se obtuvo como resultado que J.H.V. era responsable del delito en concepto de autor. Así se desprendió, principalmente, de la declaración de los agentes que procedieron a su detención.

El Ministerio Fiscal pidió, en su escrito de conclusiones, una pena de un año de prisión y 4.000 euros de multa. La defensa, por su parte, solicitó la libre absolución del acusado. Y el juzgador determinó, en el fallo de la sentencia, que J.H.V. era autor de un delito contra la salud pública y le condenó a un año de prisión y al pago de una multa de 4.000 euros, tal y como anteriormente había solicitado el fiscal.

¿Cómo que ‘una cantidad de droga tal que no podía sino ir destinada al tráfico ilegal y no al consumo propio’? ¿Me quieren decir cual es la ‘cantidad de droga’ que la ley dispone como ‘consumo propio’? Porque, hasta donde yo sé, no hay ninguna disposición legal que la fije (algo, por cierto, que venimos reclamando desde hace años). Y parece que de nuevo nos encontramos ante esa mutación vegetal que da más de medio kilo de material psicoactivo por planta (!). No me cuenten milongas, hombre.

Pues nada, gracias a nuestros servidores públicos un pobre hombre -que podría ser mi padre- se va a comer un año de cárcel y 4.000 euros de multa … ¡Por traficante!

A ver si nos enteramos: el autocultivo supone un ‘roto’ al narcotráfico de dimensiones incalculables. Cada cultivador que planta su propia yerba, le está hurtando a los narcos una media de 6000 euros anuales. Las cuentas son sencillas: cada gramo de marihuana se vende en el mercado negro a un precio en torno a los 6-10 euros (beneficio íntegro para el traficante); un consumidor habitual se fuma de uno a tres gramos diarios. Calculen, calculen …

Déjennos cultivar en paz, caramba, y ocúpense de los verdaderos delincuentes de una puñetera vez.