Cultivos colectivos la alternativa.

Plantactiva


La noticia del cultivo colectivo de AVEMARIA en Vigo es sin duda una buena nueva y un acto de gran valor por parte de la sociaciòn. Ya lo habian intentado en otra ocasiòn pero los incendios forestales de aquel verano se la arruinaron. Existen datos de otros cultivos colectivos famosos como el de ARSEC, KALAMUDIA o PANNAGH pero màs bien son casos excepcionales en los que no se sabia muy bien como terminaria la experiencia y si se podrian llegar a cosechar las plantas de dichos cultivos. Hoy en dìa el horizonte es màs prometedor y seguramente proliferen este tipo de cultivos.
Un cultivo de este tipo necesita reunir ciertas condiciones y varias maneras de llevarlo a cabo. Por una parte creando lo que se llaman clubs de catadores que es una forma de diferenciarlo de lo que son las asociaciones cannàbicas desde donde se puede iniciar un cultivo de este tipo basado en su base asociativa como el caso de AVEMARIA. Un club de catadores no tiene exclusivamente como como funciòn fundar y desarrollar un cultivo colectivo, sino que abarca una mayor cantidad de acciones para amparar al consumidor de cannabis y por el cambio de la polìtica de drogas. Nacen como la bùsqueda de un espacio de autoabastecimiento de un grupo de consumidores de forma segura y sana, ejerciendo su derecho de mandar de la piel para adentro que nos da nuestra constituciòn en el tema del consumo de cannabis y la producciòn para el consumo propio personal y sin fines lucrativos para tener un minimo amparo juridico. Se puede realizar tambien desde una asociaciòn que podra incluir en sus fines y actividades la fundamental de los clubs.
La asociaciòn antiprohibicionista a diferencia de los clubs de catadores requiere un inicio diferente, necesita introducir en sus estatutos una serie de modificaciones que den amparo a dicha actividad. Lo màs recomendable para los dos casos es la firma la aprobaciòn del proyecto, con las normas y principios que regiran el mismo y las condiciones por las que se guiara el cultivo y reparto del mismo. Hay unas bases creadas por la Asociacion de Estudios de Usuarios del Cannabis de Alicante (Alacannabis) que pueden servir de ejemplo para otros proyectos similares. Espero saber de boca de AVEMARIA cuales son las de su proyecto en particular.
Para el cultivador de a pìe que no este amparado bajo ningùn estatuto ni pertenezca a ningùn colectivo o asociaciòn hay una salida. A pesar de que le marco legal no condena el cultivo para autoconsumo si plantas 20 matas de marihuana y te las descubre la policia o te delata el tipico vecino que no sabe meter las narices en sus propios asuntos te va a costar bastante demostrar que esas plantas eran para tu propio consumo o para el de 4 o 5 colegas que os juntasteis para autoabasteceros. Por otra parte si solo tienes dos o tres plantas sera màs sencillo demostrarlo y la ley sera menos dura contigo en general. Realmente el problema es que una plantacion colectiva de muchas plantas es un puñetazo en todos los morros a los prohibicionistas y tienen malas pulgas. Les hace màs daño el que lo hagas abiertamente y exigiendo tus derechos que el que cultives de manera clandestina. Ahi estan los casos de las intervenciones a varios clubs de fumadores que a pesar de haberse quedado en nada les han estropeado la cosecha a base de machete y han intentado implicarlos en procesos juridicos que terminaròn en nada (sobreseidos) para amedentrar a los “rebeldes”.
Hoy en dìa el problema es de castigo a un acto de desobediencia civil màs que a un acto delictivo.
Para los que no tenemos los medios necesarios para organizar un club de usuarios (prefiero esta palabra que no consumidores que suena fatal) tenemos dos opciones: una es la de asociarnos con algun club o asociaciòn ya establecidos y legalizados que hoy en dìa existen en todas las ciudades algo importantes y la otra es la que llamo de “cultivo repartido” y practicada desde hace algùn tiempo. Se trata de entre los implicados en el cultivo colectivo en cuestiòn que no lo hagan todo junto, es decir: en vez de tener un unico cultivo con 40 plantas lo que hoy en dìa a pesar de las leyes y las sentencias favorables sigue siendo un riesgo para el ciudadano de a pie e incluso para las asociaciones en algunos casos a pesar de su amparo asociativo lo mejor es repartir las plantas. Buscar diferentes emplazamientos donde montar cultivos màs discretitos de un maximo de 5 a 10 plantas. Esto no te asegura nada y si el tipico vecino fisgòn te delata a la policia lo màs seguro es que como minimo te quedes sin plantas tengas una o tengas 100 pero da menos miedo y solo te pillan una parte del botin y muy mala suerte vas necesitar tener para que te pillen todos los cultivos. Sea como sea hay que seguir en esta linea caminando hasta la normalizaciòn total. Mientras los clubs y asociaciones nacen en nuestro paìs por todas partes y es algo ya imparable por muy pesados que se pongan. La guerra a las “drogas” la han perdido hace mucho tiempo solo que no quieren o no les interesa enterarse.