Dios creó el mundo, la marihuana y la Santísima Trinidad

Plantactiva

“Sentíase en el vacío más absoluto, sin entretenimiento posible, sin nada que hacer, se exploró, gozó hasta el hartazgo y, entonces, Dios creó el mundo.

Nunca había tenido una responsabilidad y nunca la tendrá. Creado el Universo, se fijó en una planta, probó un cogollo, sintió la necesidad de compartir sin repartir y obró el milagro de la Santísima Trinidad.

Así, Ellos, siendo El, fumando entretenidos, olvidaron la Creación. Sólo un instante, treinta y tres años de la eternidad, recordaron la humanidad para enseñar a los hombres que si no obedecen son crucificados.

El Espíritu Santo aún rememora con sorna quién pringó. Jesús resucitó y continuó fumando. Nunca dejó de fumar, siendo también Dios y Espíritu Santo. Amén.”

Fuente: De Divinum Naturae Libri III (cap. I); Saint Valéry de Hipona; Ed. Agami; 1936. (Obra controversial que se suponía que había ardido en hoguera pública). La Iglesia Universal de Fumadores de Dios fundamenta en ella sus tesis. La interpretación de la palabra de Saint Valéry crece, incorporando matices de actualidad.


Publicado enliteratura, marihuana Tagged: cultura