El cannabis es la medicina olvidada

Plantactiva

andres garciaEl jefe del servicio de Oncología del Hospital de León, Andrés García Palomo, ofrece mañana una charla sobre «El uso terapéutico del cannabis en el paciente oncológico» en el salón de actos del Ayuntamiento de León. La conferencia está organizada por la Asociación contra el Cáncer, con la colaboración del Club de Prensa del Diario de León y el Ayuntamiento.

-¿Recomiendan el cannabis a los pacientes oncológicos?

-No podemos prescribir cannabis en este momento en España. La posibilidad de aconsejar el cannabis terapéutico forma parte del uso compasivo dado que hay países como Holanda, Gran Bretaña y algunos estados de Estados Unidos que sí lo utilizan.

-¿Cuántos pacientes pueden estar utilizando al cannabis para aminorar los efectos de la quimioterapia?

-Muchos pacientes recaban información en las consultas y se les ofrece todas las opciones. La única posibilidad que tienen es acceder a través de la marihuana. Hay un vacío legal porque el tráfico de marihuana está penalizado, pero su consumo para uso terapéutico está permitido. Desde la consulta sólo hacemos recomendaciones. Cuando un paciente pide información se la tenemos que dar. Hay pacientes oncológicos que toman marihuana, son muchos los que preguntan y muchos más los que no preguntan. Hay que recordar que el cannabis es la medicina olvidada. Era la sustancia más utilizada en farmacopea en 1937, año en el que EE.UU. decide ilegalizarla y la tipifica como droga. Muchos laboratorios utilizaban en jarabes y pastillas para la tos esta sustancia. EE.UU. decidió que era una droga dura, sin ningún aval médico, sólo con criterios políticos y económicos.

-¿Cuáles son los beneficios de la marihuana?

-Existen datos claros y nada controvertidos de que la marihuana tiene unos efectos psicoactivos, que también tiene el tranquimazín, fármaco que toma mucha gente, o el alcohol. La definición de droga es la de cualquier sustancia que provoque una alternación de las condiciones neurológicas, que también tiene el alcohol y no está tipificado como droga. El tranquimazín en una droga legal a la que se llama fármaco y a los que toman alcohol se les llama bebedores, no toxicómanos. Hay conceptos culturales, económicos, políticos e incluso racistas, que no tienen nada que ver con el uso terapéutico del cannabis. No hablo de fines lúdicos, sino de fines terapéuticos. Los fines lúdicos, de alguna manera, han impedido la utilización terapéutica del cannabis, que la tiene. No es que sea una panacea para todo, como se pensaba antes, pero existen nichos terapéuticos en los que el cannabis funciona bastante bien.

Fuente DiariodeLeon