El cerebro se hace un churro con marihuana *

Plantactiva

Vota esta noticia a href=”http://meneame.net/story/refutacion-estudio-sobre-marihuana-dano-cerebral”en menéamebr /br //aa onblur=”try {parent.deselectBloggerImageGracefully();} catch(e) {}” href=”http://www.www.cmaj.ca/cgi/reprint/177/8/988.pdf”img style=”display:block; margin:0px auto 10px; text-align:center;cursor:pointer; cursor:hand;” src=”http://www.fac.cc/uploaded_images/cannabrain-706277.jpg” border=”0″ alt=”Ilustración de Andrew Young para Salon” title=”Ilustración de Andrew Young para Salon” //aspan style=”font-size:90%;”* Nos ha gustado tanto este a href=”http://www.elnuevodiario.com.ni/nacionales/17976″gran titular/a del periódico nicaragüense Nuevo Diario que lo tomamos prestado para esta entrada./spanbr /br /En vista de la gran repercusión que ha obtenido el estudio de de la Universidad de Melbourne sobre cannabis y daño cerebral, y como ya ocurriera con otro estudio sobre a href=”http://www.fac.cc/2008/02/marihuana-tabaco-y-pulmn-basta-ya-de.html”cannabis y cáncer/a, tendremos que profundizar un poco en el asunto, ya que la práctica totalidad de los medios de comunicación se han limitado a reproducir una nota de agencia sin más complicaciones. En a href=”http://www.fac.cc/2008/06/tsunami-de-propaganda-anticannabica.html”un post anterior/a dábamos cuenta de algunas insuficiencias del estudio (un número de sujetos extremadamente bajo) y de su tratamiento mediático (la omisión casi sistemática de las cautelas expresadas por el equipo de investigadores, que desaparecieron a un tiempo de los titulares y del cuerpo de las noticias), pero no nos vamos a quedar ahí.br /br /a onblur=”try {parent.deselectBloggerImageGracefully();} catch(e) {}” href=”http://www.prbb.org/public_files/prbb_actual/arxius_externs/maldonadoel%20pais.pdf”img style=”float:left; margin:0 10px 0px 0;cursor:pointer; cursor:hand;” src=”http://www.fac.cc/uploaded_images/maldonadopeq-797746.jpg” border=”0″ alt=”Rafa, el amigo de los animales” title=”Rafa, el amigo de los animales” //aAntes que nada, invitamos a a href=”http://el-durru.blogspot.com/2008/06/entrevista-rafael-maldonado-farmaclogo.html”Rafael Maldonado/a, citado por El País (span style=”font-style:italic;”«Esta investigación desmitifica la idea de que el cannabis no tiene peligro»/span), a que visite la sección de mitos de la NORML, a ver si así deja de confundir a la opinión pública con una idea que a href=”http://norml.org/index.cfm?Group_ID=3475#2″no sostiene nadie/a en el movimiento cannábico. Se diría que, para nuestras muy confusas eminencias antidroga, o el cannabis es neurotóxico, psicomanígeno y cancerígeno, o es “inofensivo”. Pero dejemos estos simplismos de jardín de infancia (más insólitos aún cuando vienen de todo un catedrático de Farmacología) y vamos al asunto.br /br /Contra lo que podrían creer los legos en la materia, no es la primera vez -ni será la última- que se estudian los efectos del consumo intensivo y prolongado de cannabis en el hipocampo. Así, un equipo de la Escuela Médica de Harvard, en un estudio muy similar al que nos ocupa pero con una base de sujetos ligeramente más amplia (22 individuos y 26 controles) no encontró ni rastro de modificaciones en este área cerebral, ni tampoco en la materia gris, la materia blanca o el líquido cefalorraquídeo. Tampoco encontraron una relación entre el volumen del hipocampo y la edad de inicio al consumo o la mayor o menor intensidad de éste.br /br /a href=”http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15804878″Lack of hippocampal volume change in long-term heavy cannabis users/a br /br /Según el span style=”font-style:italic;”abstract/span del estudio, estos hallazgos concordarían con la literatura médica anterior, y esto es precisamente lo que abordaremos a continuación.br /br /a onblur=”try {parent.deselectBloggerImageGracefully();} catch(e) {}” href=”http://www.flickr.com/photos/gaetanlee/421949167/”img style=”float:right; margin:0 0 10px 20px;cursor:pointer; cursor:hand;” src=”http://www.fac.cc/uploaded_images/brain-739619.jpg” border=”0″ alt=”Bonito cerebro fotografiado por Gaetan Lee” title=”Bonito cerebro fotografiado por Gaetan Lee” //aNo faltará quien diga: span style=”font-style:italic;”«Por cada estudio científico que apunte a que el cannabis produce tal o cual daño, los malvados defensores del cannabis desenterrarán otro que lo niegue»/span. Precisamente para salirse de este eterno juego de ping-pong, pasatiempo idiota que a nada conduce, están a href=”http://es.wikipedia.org/wiki/Metaan%C3%A1lisis”los metaestudios/a, es decir, estudios que revisan minuciosamente la evidencia disponible. Este malvado defensor del cannabis no ha sido capaz de encontrar un metaestudio que confirme las conclusiones de los australianos (será bienvenido cualquier dato a este respecto, y para eso está la sección de comentarios de este blog), pero sí algunos que avalan la frase del equipo de Harvard.br /br /Así, una revisión de Wet y Raulin publicada en el International Journal of Addiction en 1986, que puso el énfasis en los problemas metodológicos de este tipo de investigaciones, llegó a la conclusión siguiente: span style=”font-style:italic;”«No hay evidencia de que la marihuana produzca grandes cambios estructurales en el cerebro y escasa evidencia de que lleve a alteraciones funcionales, aunque no se pueden descartar alteraciones sutiles»/span. br /a href=”http://www.informaworld.com/smpp/content~content=a784393913~db=all”br /The chronic cerebral effects of cannabis use. I. Methodological issues and neurological findings./abr /br /No disponemos de los 28 euros necesarios para consultar el artículo completo y en el resumen no se ofrecen más datos, pero un metaestudio posterior es aún más interesante. Se trata de una revisión de 15 estudios sobre cannabis y daño cerebral que, en total, implicaron a 700 sujetos y 484 controles y en ella no se encontró el menor indicio de daño cerebral tras un uso prolongado e intenso de cannabis. Tan sólo se probaron deficiencias menores en el aprendizaje y la memoria. Este metaestudio es del año 2003 y dudamos mucho que el estudio de Melbourne hubiera afectado a sus conclusiones.br /br /a href=”http://www.erowid.org/references/refs_view.php?ID=6114″Non-acute (residual) neurocognitive effects of cannabis use: A meta-analysis study/a.br /br /a onblur=”try {parent.deselectBloggerImageGracefully();} catch(e) {}” href=”http://www.flickr.com/photos/22703969@N05/2534541660/”img style=”float:left; margin:0 10px 10px 0;cursor:pointer; cursor:hand;” src=”http://www.fac.cc/uploaded_images/doctorcampbell-778312.jpg” border=”0″ alt=”El doctor Campbell. Imagen de Maz Illustration and Design” title=”El doctor Campbell. Imagen de Maz Illustration and Design” //aEn suma, el daño cerebral asociado al uso de cannabis no ha sido probado aún, ni siquiera en usuarios intensivos y/o frecuentes, y cualquier afirmación en este sentido (span style=”font-style:italic;””afirmaciones extraordinarias requieren evidencias extraordinarias”/span) exigiría algo más que un estudio tan poco fiable como el que tantos titulares de impacto ha producido. br /br /Nos despedimos con el relato que hace Lester Grinpoon del primer estudio que “probó” el daño cerebral del cannabis, allá por 1971. Los estudios de ahora son mucho más cuidadosos con las formas, pero la idea de la neurotoxicidad del cannabis sigue siendo tan mítica como entonces.blockquote«La reciente polémica sobre daño cerebral y marihuana tiene su origen en a href=”http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/4143590″un informe de A.M.G. Campbell y asociados/a publicado en The Lancet en noviembre de 1971, en donde se afirmaba que los cerebros de 10 grandes fumadores de marihuana mostraban evidencia de atrofia cerebral, tal y como quedaba demostrado por una encefalografía aérea.br /El prejuicio de los autores queda en evidencia por su denominación de los usuarios como “adictos”, y por su cita favorable al dudoso trabajo de Kolansky y Moore en el que se asociaba el uso del cannabis con las enfermedades mentales. Incluso si prescindimos de esto, las deficiencias del estudio de Campbell son pasmosas. Los diez sujetos sometidos a estudio eran enfermos mentales, y no se estableció comparación alguna con otros enfermos que no fueran usuarios de cannabis. Por lo menos uno, y quizás dos de estos sujetos, eran epilépticos, y varios habían sufrido lesiones en la cabeza, uno era retrasado mental, y hasta cinco de ellos eran esquizofrénicos. Todos habían tomado LSD, la mayoría, anfetaminas, y unos pocos eran usuarios intensivos de opiáceos, barbitúricos y tranquilizantes. El posible papel del alcohol, que es un conocido neurotóxico, no fue contemplado. La peculiaridad de la muestra y la ausencia de un grupo de control hacen inservibles los resultados obtenidos por Campbell y su grupo.»/blockquoteLester Grinspoon: a href=”http://www.thecrimson.com/article.aspx?ref=180429″Marihuana Reconsidered/a. Traducción propia.br /br /Más en:br /br /Modélico artículo sobre el estudio de la Universidad de Melbournebr /a href=”http://health.usnews.com/articles/health/brain-and-behavior/2008/06/02/the-brain-on-lots-of-marijuana.html”The Brain on (Lots of) Marijuana/abr /br /Información detallada en castellano sobre el metaestudio de 2003br /a href=”http://www.losmafu.com/legalizala/uso-frecuente-de-marihuana-no-causa-danos-cerebrales/”Uso Frecuente de Marihuana No Causa Daños Cerebrales/abr /br /Cannabis y cerebro en la web de NORML (¡cuidado! ¡son malvados antiprohibicionistas!)br /a href=”http://norml.org/index.cfm?Group_ID=6812″Cannabis and the Brain: A User’s Guide/abr /br /Concienzudo artículo de Robert Lindsay. De lectura obligada.br /a href=”http://robertlindsay.blogspot.com/2007/05/does-marijuana-cause-brain-damage.html”Does Marijuana Cause Brain Damage?/a