El movimiento se demostró andando

Plantactiva

medicinal cannabisHace unas semanas, escribíamos en esta página sobre el caso -hoy de sobra conocido- de Juan Manuel Rodríguez Gantes, ese coruñés que hace casi 18 años se quedó tetrapléjico tras romper su cuello en el mar (igual que Ramón Sampedro, otro ex-compañero suyo de centro y con una historia conocida por todo el mundo). Juanma, con sus dolores neuropáticos que no se logran aliviar con la medicación convencional, y tras enfrentarse -cultivando cannabis medicinal- a una legislación tan injusta como bien apoyada por los burócratas y funcionarios integrados el sistema, tuvo que recurrir al colectivo de individuos que cultivan cannabis y solicitar su ayuda, porque no encontraba otra manera de conseguir un remedio contra su dolor.  

Decía Flaubert, el romántico escritor francés, que creía que si mirásemos siempre al cielo, acabaríamos por tener alas.
Algo así le pasó a Juanma: se lo creyó.