Elecciones 2008 y cannabis. Primera parte.

Plantactiva

Época de elecciones, toca asistir a votar, el que quiera o pueda hacerlo, época de promesas. Vamos a ir poniendo los programas electorales en materia de drogas.

 

Alternativa Nacional Canaria

La formación nacionalista Alternativa Nacional Canaria informó hoy en un comunicado de que una de sus propuestas electorales de cara al 9-M es la legalización del cannabis para uso terapéutico, una necesidad que, según la formación, avalan argumentos científicos.

Para este partido político, esta legalización se llevaría a cabo para el uso de esta sustancia con carácter preventivo o siguiendo las pautas que marquen los profesionales en busca de mejorar la salud de las personas, ya que existen antecedentes empíricos que han arrojado resultados positivos para el tratamiento de ciertas afecciones.

Aliviar la ansiedad, reducir las náuseas que provoca, como efecto secundario, la quimioterapia, tratar la pérdida de apetito en enfermos de Sida o los espasmos y dolores que sufren los enfermos de esclerosis múltiple o la tensión ocular que genera el glaucoma son, en opinión de la formación política, algunas de las dolencias para cuyo tratamiento se podría suministrar cannabis.

ANC recordó en un comunicado “que numerosos países desarrollados han permitido recientemente la venta de marihuana con fines medicinales”, entre los que citó Estados Unidos, Alemania, Canadá y Holanda, además de Cataluña.

Vía: Canarias 7

 

Izquierda Unida

Legalización del consumo, producción, distribución, así como para el uso terapéutico del cannabis. Promocionar programas de disminución del riesgo y reducción de daño, así como programas de desintoxicación orientados a la abstinencia o, en todo caso, al consumo responsable de dicha sustancia. Prohibir la promoción y publicidad de todas las drogas.
Pág. 147 Programa electoral

Partido Popular

429. Reforzaremos la lucha contra el tráfico de drogas de manera integrada, acometiendo tanto la persecución de grandes narcotraficantes como la lucha contra el menudeo, diferenciando tres ámbitos de actuación: la distribución internacional por grandes organizaciones, la distribución dentro del territorio nacional y la distribución minorista al consumidor final.
430. Esta política integral requiere la recuperación de un órgano competente para la coordinación de las diversas Administraciones. Dicho órgano será también responsable de la vuelta a una política de transparencia ante la sociedad sobre la situación de las drogas en nuestro país.
431. Reforzaremos los medios personales y tecnológicos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en la lucha contra las drogas, potenciando los grupos especializados e impulsando su coordinación, especialmente para proteger a los jóvenes.
432. Elaboraremos planes de seguridad que prevengan de forma efectiva el tráfico de drogas en los centros educativos y en su entorno, así como en los lugares de ocio de los jóvenes.
433. Promoveremos que las políticas de coordinación en las Juntas Locales de Seguridad incluyan especial atención a los problemas de tráfico de drogas a pequeña escala.
434. Potenciaremos las actuaciones contra el consumo de drogas en lugares públicos y contra el consumo de alcohol por menores en espacios abiertos, para lo que se realizará un plan para el cumplimiento efectivo de las sanciones administrativas que se impongan por dichos consumos, que incluirá la comunicación fehaciente a los padres en el caso de tratarse de menores de edad.
435. Priorizaremos los programas preventivos, ante el creciente consumo de alcohol, cannabis, cocaína y drogas de síntesis en nuestro país, trabajando en la comunicación con las familias, en la prevención escolar y en programas de ocio alternativo.
912. El consumo de alcohol y drogas dejarán de ser atenuantes en los casos deviolencia de género.
Lucharemos contra los riesgos del consumo de drogas
1086. Generalizaremos la aplicación de programas de prevención escolar hasta garantizar que todos los centros escolares participen en acciones preventivas.
1087. Utilizaremos nuevas formas de apoyo a los jóvenes, tales como programas de ocio saludable alternativo o trabajo de calle orientado a la detección y atención a los menores en riesgo.
1088. Desarrollaremos nuevos programas para trasladar a los jóvenes una información clara y suficiente de las drogas, sus diversos tipos, así como sobre los gravísimos riesgos que entraña su consumo.
1089. Pondremos en marcha programas de detección precoz e intervención temprana de consumidores de alcohol, cannabis, cocaína y drogas de síntesis especialmente dirigidos a población adolescente.
1090. Crearemos unidades de ingreso para adolescentes y unidades de desintoxicación con programas específicos.
Luchar contra las drogas*
Principios
1327. El derecho de todos los ciudadanos a una vida digna y a no quedar al margen de la comunidad, constituye un imperativo ético, social y político, que incluye la adopción de medidas tendentes a reducir el consumo de drogas.
Desafíos
1328. Las políticas sobre drogas en España deben reorientarse hacia nuevos escenarios donde adquieren mayor relevancia factores relacionados con las formas de consumo y la aparición en el mercado ilícito de nuevas sustancias.
1329. Es necesario hacer frente a estos retos, tomando como base experiencias previas como el Plan Nacional sobre Drogas, así como los planes que se están desarrollando a nivel municipal y autonómico, y orientándose a ofrecer a los ciudadanos un futuro cada vez más libre de la amenaza que representan las drogas.
Objetivos
1330. Haremos de la prevención el centro de nuestra política. La preocupante extensión de los llamados “consumos recreativos de drogas” que llevan a cabo muchos jóvenes en los espacios de ocio durante los fines de semana, nos llevan a priorizar los programas preventivos, sobre todo ante los crecientes consumos de alcohol, cánnabis, cocaína y drogas de síntesis.
1331. Garantizaremos una cobertura asistencial plena y de calidad a todos los drogodependientes en el marco del Sistema Nacional de Salud. Desarrollaremos una red asistencial amplia que incluya programas destinados a la abstinencia de las drogas y programas de reducción de daños, adecuados a los consumidores de las diferentes drogas, y se les apoyará en sus problemas asociados a su consumo.
1332. Generaremos nuevas alternativas laborales para drogodependientes rehabilitados, en estrecha coordinación con las redes municipales y los servicios regionales de empleo.
Propuestas
1333. Haremos de la información, investigación y evaluación del fenómeno de las drogas una prioridad. Impulsaremos un conocimiento cada vez mayor del fenómeno de las drogas y de la eficacia de los programas preventivos y de tratamiento, apoyando la investigación, tanto básica como aplicada.
1334. Ofreceremos, con transparencia, rigor y objetividad, información veraz y actualizada sobre la situación de las drogas en nuestro país a todos los ciudadanos.
1335. Pondremos en marcha programas de detección precoz e intervención temprana de consumidores de alcohol, cannabis, cocaína y drogas de síntesis, especialmente dirigidos a población adolescente.
1336. Impulsaremos las unidades de tratamiento y deshabituación. En particular fomentaremos que los centros de atención a las drogodependencias estén dotados con los medios adecuados para realizar diagnósticos rápidos, tanto toxicológicos como de salud general.
1337. Potenciaremos programas de rehabilitación y reinserción familiar, social y laboral para personas que, debido a su consumo de drogas, se han visto abocadas a situaciones de exclusión social.
1338. Reforzaremos la lucha contra el tráfico de drogas de manera integrada, acometiendo tanto la persecución de grandes narcotraficantes como la lucha contra el menudeo. Diferenciaremos tres ámbitos de actuación: la distribución internacional por grandes organizaciones, la distribución dentro del territorio nacional y la distribución minorista al consumidor final.
Luchar contra las drogas
Priorizaremos los programas preventivos

1694. Trabajaremos fundamentalmente con la familia impulsando auténticas políticas de apoyo, para fomentar la prevención y detección del consumo de drogas y para respaldar a aquellas que cuentan con un drogodependiente entre sus miembros.
1695. Pondremos especial atención en la escuela, generalizando la aplicación de programas de prevención escolar hasta garantizar que todos los centros escolares participen en acciones preventivas.
1696. Utilizaremos nuevas formas de apoyo a los jóvenes, como programas de ocio saludable alternativo o trabajo de calle orientado a la detección y atención a los menores en riesgo.
1697. Daremos una importancia renovada a la comunicación social, en colaboración con los medios de comunicación, e incidiendo en los programas de educación sanitaria dirigidos a los potenciales consumidores de alcohol, cocaína y otras drogas.
1698. Trasladaremos a los jóvenes una información clara y suficiente de las drogas, sus diversos tipos, así como de los gravísimos riesgos que entraña su consumo.
1699. Pondremos en marcha programas de detección precoz e intervención temprana de consumidores de alcohol, cannabis, cocaína y drogas de síntesis, especialmente dirigidos a población adolescente.
1700. Garantizaremos el cumplimiento del actual marco normativo, especialmente en lo que hace referencia al control de venta y consumo de alcohol y otras drogas, especialmente en los lugares de ocio juvenil.
1701. Ofreceremos, con transparencia, rigor y objetividad, información veraz y actualizada sobre la situación de las drogas en nuestro país a todos los ciudadanos.

Nota: Extraído del PDF del programa electoral.

 

Nota del autor: En este caso, hay más alusiones a drogas, pero como podréis observar, hay puntos que están repetidos.

Compártelo