Farmacopornografía

Plantactiva

Un fragmento de un libro de Beatriz Preciado de tintes Burroughsianos. Falta alguna mención al Dr. Benway, pero promete:

En 1988 se aprueba la utilización farmacológica de Sildenafil (comercializado como Viagra por los laboratorios Pfizer) para tratar la “disfunción eréctil” del pene. Se trata de un vasodilatador sin efecto afrodisiaco que induce la producción de óxido nítrico en el cuerpo cavernoso del pene y la relajación muscular. A partir de 1996, los laboratorios americanos se lanzan a la producción sintética de la oxyntomodulina, una hormona relacionada con el sentido de la saciedad, que podría afectar a los mecanismos psicofisiológicos reguladores de la adicción y ser comercializada para provocar la pérdida de peso. A principios del nuevo milenio, cuatro millones de niños son tratados con Ritalina por hiperactividad y por el llamado síndrome de déficit de atención, y más de dos millones consumen psicotrópicos destinados a controlar la depresión infantil. (…)

Farmacopornografía · ELPAÍS.com