Gaspar Fraga fallecio

Plantactiva

span style=»-moz-background-clip: -moz-initial; -moz-background-inline-policy: -moz-initial; -moz-background-origin: -moz-initial; background: rgb(207, 181, 59) none repeat scroll 0% 0%; font-size: x-small;»iEs una noticia atrasada pero considero que merece un lugar en este blog más vale tarde que nuncaspan style=»font-size: small;»./span/i/spanbr /br /Gaspar Fraga, director de la revista Cáñamo, falleció el 17 de octubre, a los 65 años, tras una larga enfermedad. Por sus venas corría sangre del POUM, al que había pertenecido su padre, represaliado tras la guerra. Durante su «exilio voluntario» en Francia estudió Filosofía en La Sorbona, hasta que lo expulsaron del país por su activismo en las jornadas de Mayo del 68. Y de la misma manera que regresó por los Pirineos, salió por el Estrecho. En Marruecos vivió como un hippy y conoció a fondo la sustancia que marcaría su vida: el cannabis. Una foto que le hizo un colega, donde aparecía en chilaba y con un porro en la mano, fue interceptada por la policía franquista. Dio con sus huesos en un psiquiátrico.br /br /A principios de los setenta montó en Barcelona la editorial Rock Cómics, pionera del underground americano en España, donde publicó biografías de Frank Zappa, Rolling Stones y Lou Reed, junto con trabajos de Nazario, Terenci Moix y otros autores barceloneses. Pero si por algo es conocido Gaspar es porque tuvo la intuición de llevar al quiosco una idea extendida pero todavía marginada: normalizar la marihuana. A finales del 96 nacía Cáñamo.br /Referente alternativobr /br /Cáñamo, revista para la cultura del cannabis, llegó a vender decenas de miles de ejemplares y se convirtió en un referente alternativo. Por sus páginas pasaron Albert Hofmann, Jonathan Ott, Antonio Escohotado, Peper Ribas o Alexander Shulgin. Desde la publicación, que sigue editándose, se impulsó el cultivo personal de cannabis, el nacimiento de las grow shops y una serie de batallas legales que cambiaron las costumbres y los consumos de los españoles.br /br /Gaspar no perdió nunca la conexión con la contracultura, a la que sirvió fielmente como editor, periodista y agitador cultural. Le gustaba citar a John Stuart Mill: «De la piel para adentro, el individuo es soberano». Fue coherente hasta el final de sus días.br /br /Javier Esteban es director de la revista universitaria Generación.net y autor de El derecho a la ebriedad.br /br /bFuente:/b a href=»https://grassteam.com target=»_blank»El Pais/adiv class=»blogger-post-footer»img width=’1′ height=’1′ src=’https://blogger.googleusercontent.com/tracker/5104374105967723427-7447240847682027204?l=misterchufla.blogspot.com’ alt=» //div