Hongos oidio en la planta de marihuana

Plantactiva

En los últimos años la planta de marihuana se está haciendo cada vez más sensible al ataque del hongo denominado oidio y también conocido como blanquilla , moho blanco, ceniza, etc…

Se trata de un hongo parásito de la família de las erisifáceas, que ataca las partes aéreas de las plantas.

La infección aunque es relativamente fácil de curar, puede traer gravísimas consecuencias, ya que puede llegar a dañar los cultivos y inutilizarlos al 100%. En una primera fase se desarrolla sobre hojas, para ir pasando posteriormente a peciolos, troncos y finalmente a los cogollos, destruyendo completamente la resina y dejando la marihuana totalmente invalidada para fumar, ya que las esporas del hongo son materia sólida que absorveríamos al inhalar.

Cogollo infectado de oidio

Cogollo infectado de oidio

La plaga afecta tanto al cultivo de cannabis en interior como a los cultivos de exterior o invernadero y para su propagación necesita que se den fuertes variaciones higrométricas, pasándose súbitamente de humedades relativas bajas a altas, situación que se da muy habitualmente en cultivos bajo luz artificial y en invernaderos. En exterior la plaga es más estacional y se suele dar más a menudo en primavera y otoño.

El oidio es un hongo que se diagnostica bien. Se manifiesta como polvo blanco o cenizo muy típico,que se puede confundir con polvo en hojas y brotes. En una segunda fase las hojas atacadas se vuelven de color amarillento y terminan por secarse.

El oidio es un hongo externo y su funcionamiento es muy similar a la de los insectos chupadores, ya que sus pequeñas esporas son transportadas por el viento y cuando se posan sobre una hoja echan unas raicillas que chupan y absorben los nutrientes de la planta.

El oidio en el cultivo interior de marihuana

En cultivo interior, como hemos dicho anteriormente, el oidio es una enfermedad cada vez más habitual y en algunos casos es necesario tomar medidas preventivas desde el inicio del cultivo, pero lo que más nos va a ayudar a evitar la contaminación del hongo, es el control del clima de nuestro espacio de cultivo. Se trata de evitar que las humedades relativas de nuestro cuarto de cultivo no sobrepasen el 65% ni lleguen a bajar más del 40 %. Para ello quizás nos hará falta un humidificador, para evitar que con los focos encendidos la humedad no descienda demasiado debido al efecto del calor del foco. Durante el descanso nocturno de nuestras plantas, deberíamos de graduar la ventilación de forma que la respiración de las plantas no produzca condensación dentro del espacio. En casos extremos podemos recurrir al uso de un deshumidificador. Otro detalle que nos puede ayudar a evitar la propagación del hongo es no poner las plantas de marihuana demasiado espesas, ya que se forman zonas sombrias en las partes bajas de las plantas que favorecen la aparición del oidio.

Si te resulta imposible evitar las subidas y bajadas de tu higrómetro, se puede recurrir a los tratamientos fitosanitarios preventivos.

El oidio en el cultivo exterior e invernadero

infeccion-de-oidio1
En el cultivo de cannabis exterior, la plaga de oidio se presenta con una cierta estacionalidad siendo la primavera y sobre todo el otoño, las estaciones con más propensión a contraer la enfermedad. Para intentar evitarlo, debemos de mantener las plantas limpias de hojas secas y evitar plantarlas en zonas con pocas horas de sol. Si cultivamos en macetas es conveniente ir girando las macetas para que todas las partes de las plantas tengan una buena exposición solar. También deberemos evitar plantar las plantas demasiado juntas. Es importante que el aire circule entre las plantas.

En los invernaderos debemos intentar que el aire circule bien dentro del invernadero. Para ello es muy recomendable instalar algunos ventiladores dentro del invernadero que fuerzen la circulación de aire.

En otoño se recomienda realizar tratamientos fitosanitarios preventivos biológicos, si vivimos en zonzas donde se produzcan nieblas o neblinas abundantes.

Control del oidio

Dentro de los tratamientos biológicos de control del oidio, podemos encontrar el oidio o el ospo. Son dos productos de probada eficacia, pero debido a la alta resistencia del hongo, deberemos de realizar el tratamiento cada 10/12 dias hasta 10 días antes de la cosecha.

Resina degradada por el oidio

Resina degradada por el oidio

También se encuentaran en el mercado productos de síntesis química como el antioidio de Compo, a los que podemos recurrir si hemos agotado las posibilidades de origen biológico, siempre teniendo en cuenta que debemos de respetar los plazos de seguridad que en este caso es de unos 30 dias.

Aunque se recomienda el uso del azufre como remedio biológico para el control del oidio en numerosos libros y manuales de jardineria, está altamente desaconsejado utilizarla con el cannabis ya que aunque lo realicemos con mucha precocidad, el olor del azufre queda impregnado en la marihuana.