Lucha antidroga sin resultado

Plantactiva

No hace falta que lo digan muy alto, es algo sabido y notado. El fracaso de la lucha antidroga es notable.

Al leer la noticia, se puede observar lo que ya se sabe, mucho dinero invertido, pero pocos resultados.

Charlando sobre drogas

Estados Unidos (EEUU), Europa y América Latina están perdiendo su guerra contra la producción y el tráfico de drogas debido a que sus políticas contra ese flagelo de la humanidad no han dado los resultados esperados en los últimos años, según un informe presentado en Washington.

El estudio del “think tank”, Centro de Investigación Internacional Crisis Group (ICG), revela que las políticas antidrogas aplicadas por estadounidenses, europeos y latinoamericanos, a pesar de su alto costo y esfuerzo, se demostraron ineficaces y, en parte, contraproducentes.

Esto debido, según el director del programa para Latinoamérica de la organización y uno de los autores del proyecto Markus Schultze-Kraft, a que existen diferentes políticas en el mundo, pero no una coordinación entre los gobiernos.

“Esto funcionó a favor de las redes de tráfico de droga. Con grandes recursos, las organizaciones de narcotraficantes explotan la división en las políticas entre EEUU y Europa”, explicó.

El vicepresidente del ICG, Mark Schneider, detalló que ese fracaso permitió que la producción de coca en Bolivia, Colombia y Perú permaneciera estable y en “un alto nivel” entre el 2004 y el 2006, logrando cifras récord el 2007.

Peor aún, apuntó Schneider, también creció el uso de cocaína en toda Latinoamérica y ese comportamiento se evidenció principalmente en Brasil –el tercer mercado consumidor de drogas ilícitas después de EEUU y Europa– pero también en países como Argentina, Chile y México. “A menos que (el narcotráfico) pueda ser significativamente reducido en todo el planeta, no hay virtualmente ninguna posibilidad de superar la amenaza a la seguridad que supone en gran parte de Latinoamérica”, advierte el estudio.

Fumigaciones contraproducentes

El informe del ICG es especialmente crítico con las fumigaciones y erradicaciones manuales de cultivos, que “casi siempre” están “acompañados de abusos de los derechos humanos”, y que “provocan reacciones antigubernamentales y antiestadounidenses”.

Mark Schneider precisó que el reporte no se opone al uso de medidas policiales y militares contra el tráfico, “más bien las anima”, pero rechaza que deba ser la única o principal manera de contrarrestar este delito.

Cambio de esquema

Los autores del estudio advierten que las redes de narcotráfico muestran “un alto nivel de sofisticación” y se han reestructurado con respecto al pasado. En lugar de una organización vertical, con líderes como Pablo Escobar o Diego Montoya, los cárteles tienen ahora una organización mucho más horizontal, de manera que es más difícil detectar sus diferentes ramificaciones.

Vía: Correo

Compártelo