Marihuana libre, el presidente de la SECA, absuelto.

Plantactiva

L@M / La experiencia de los Clubes Sociales de Cánnabis en España no es algo novedoso, ya que arranca en 1993. Fue entonces cuando la asociación ARSEC, de Barcelona, envió una carta al fiscal anti-droga de Catalunya, en la que planteaba que, puesto que ya en 1974 (en plena dictadura de Franco) el Tribunal Supremo decidió que el simple uso de drogas no es un delito, tampoco debería serlo el cultivar para cubrir el consumo personal.

Y no es la primera vez que la justicia española tiene que recular ante semejante acción. Ya ocurrió también con la asociación bilbaína PANNAGH, teniendo que reconocer bajo sentencia el derecho a reunión, consumo y distribución para sus integrantes (además de serles devuelta la sustancia incautada).

El caso SECA

La situación poco ha cambiado, cuando se cumplen casi dos años de la ridícula detención del presidente de la SECA (Sociedad de Estudios del Cáñamo en Aragón), Alfonso de la Figuera Aranda por delito de tráfico de sustancias que no causan grave daño a la salud y después de un tratamiento mediático de lo más penoso (en la noticia  enlazada en ningún momento habla de que este señor es el presidente de la SECA, ni del fin al que iba a ser destinada la sustancia, o lo que es peor que  no sepan distinguir entre trafico o distribución), el pasado 29 de diciembre, fue absuelto del presunto delito por la jueza del Juzgado de lo Penal nº 3 de Zaragoza. Una sentencia más que se une a otras similares  precedentes del camino legal a seguir.

Como es habitual en los delitos contra la salud pública, no hubo presunción de inocencia (en los delitos contra la salud pública  se invierte la carga de la prueba,  no son ellos quienes tienen que demostrar que estás cometiendo un delito, sino que tienes que demostrar que tú eres inocente, puesto que estás en posesión de una sustancia ilícita) a pesar de que el informe jurídico Soto-Muñoz del Instituto de Criminología Andaluz habla claramente de la viabilidad de los clubes de consumidores de marihuana (y en las distintas sentencias en este sentido en las que se alude a la jurisprudencia del consumo compartido aprobada en el Tribunal Supremo).

Consumir en locales homologados

En el caso SECA la sustancia incautada fue de 2Kg de marihuana y 600Gr de hachís que repartida entre sus 850 socios vendrían a ser unos 3,05Gr por socio.  En la sentencia absolutoria no les clausuran el local como se pedía por la fiscalia sino que les dicen qué hay que hacer para cumplir la ley al distribuir en una asociación este tipo de drogas (el local de la SECA reunía las condiciones legales), a saber:

  1. Los destinatarios del consumo han de ser adictos o consumidores
  2. Ha de ser un local cerrado y que no se vea desde fuera
  3. Se puede suministrar cantidades para consumo de una vez
  4. Ha de ser un número pequeño de socios
  5. Han de estar identificados

En el comunicado de  la SECA podemos leer que:  ‘transcurrido el plazo para recurso, la sentencia absolutoria resulta firme y que la SECA ha pretendido abrir un hueco para una legislación europea común, respetuosa con la bioética (uno de cuyos principios afirma que no se puede a tratar a un ciudadano en contra de su voluntad, como, por ejemplo, impidiéndole el acceso a determinadas plantas), con la salud pública (esmerándose en impedir el acceso de las sustancias a terceros menores de edad o no consumidores habituales), con la libertad de conciencia (permitiendo a aquellas personas que, conscientes del posible uso terapéutico para ellos de sustancias proscritas de la medicina tradicional en el último siglo, pretenden, al menos, probarlas, ante el cúmulo de efectos secundarios de la medicina “oficial”), y en concordancia con los informes Buitenweg y Catania del Parlamento Europeo (años 2001 y 2004), que abogan por la apertura de locales de consumo seguro de drogas. De hecho, incluso el informe Reuters de Naciones Unidas, del año 2008, y recientes declaraciones de Eusebio Megías, de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción, reconocen que año tras año la Guerra contra las Drogas gasta más dinero en prevención, publicidad y rehabilitación para que, sin embargo, cada año se incrementen el tráfico y consumo de drogas y la corrupción y el peso de las mafias en los aparatos estatales…)’.

Más de lo mismo

Han pasado más de tres años  y los enfermos necesitados de cánnabis del resto del Estado siguen viéndose obligados a recurrir a las asociaciones cannábicas para poder aliviar sus dolencias. Después de que una iniciativa de Chunta Aragonesista (julio de 2005) para la distribución de marihuana en los centros sanitarios públicos aragoneses a enfermos para los que su uso pudiera resultar útil. La iniciativa, basada en una propuesta de la SECA, fue desestimada  en las Cortes Aragonesas con la oposición de todos los otros grupos, incluido Izquierda Unida. La contestación les remitió a esperar al resultado del programa piloto que ya existía en Cataluña y que debía concluir en el plazo de 6 meses y que, según afirmaron los representantes socialistas, posteriormente extendería el uso del cánnabis al resto de la red sanitaria nacional.  Meses más tarde, la SECA (representando a más de mil socios) compareció en diciembre ante la Comisión de Peticiones y Derechos Humanos de las Cortes de Aragón para reclamar la legalización del cánnabis. A fecha de este artículo bien podemos decir parafraseando al refranero español que llovió sobre mojado.

Para más información sobre los clubes de fumadores de marihuana, os mostramos dos vídeos; en el primero podemos ver la conferencia de la Federación de Asociaciones Cannábicas (FAC), en la SPANNABIS 2009 y en la que Martín Barriuso presenta modelos de clubs de consumidores de cannabis y nos explica cuales son sus fundamentos, posibilidades o posibles problemas. En el segundo vídeo podemos ver la conferencia de la asociación  cannábica alicantina ALACANNABIS, presenta su Cultivo Colectivo y Club de Consumidores. El acto se celebró  en el entorno de la VII Copa Alacannabis.

Fuentes:

La VerdadAlacannabisEncodInterviuHemptube

TNIRadical PartyEnergy ControlUNODCCannabis Magazine

Archivado bajo:activismo, leyes, marihuana, política Tagged: antiprobicionistas, comunicados, prohibicionistas, videos