No solo se fuma

Plantactiva

En este blog consideramos el tema del cannabis y las plantas de «poder» como algo que sirve para colo
carse. La parte ludica puede estar muy bien y hay quien solo lo usa con esos fines. Pero sirven para
mucho mas que eso. En nuestra cultura occidental las sustancias que alteran la consciencia se consideran
por los gobiernos como delitos y por muchos de sus usuarios como un simple bien de consumo mas como
cualquier otro. Pocos somos los que los valoramos su verdadero potencial como medicinas y vias para
el conocimiento y la introspecciòn. Para algunos son simplemente «drogas» con el tono despectivo y
chavacano que contiene. Muchos por ignorancia.
En otras culturas se consideran curas, remedios o medicinas benditos y se les canta hermosas canciones
de agradecimiento por sus efectos benefactores. Produce mucho mas mal una mala cultura y educacion sobre
drogas que la sustancia en si. Son utilizadas con fines curativos y beneficiosos con mesura y con gran respeto.
Nada parecido a lo que se da aquì donde la gente se atiborra sin control, en entornos hostiles, mezclando unas
con otras, totalmente fuera del entorno de esa sustancia y de su finalidad.
Las sustancias alterdoras de la mente fuera de su entorno, en culturas que no tienen un uso teraputico,
adivinatorio o religioso acaban por destruirlas. El caso de los indios de america es buen ejemplo, el
alcohol acabo con su cultura. Ya la cocaina la llaman «la maldiciòn Maya» y en nuestra sociedad esta
causando estragos ayudado, eso si, por las mafias y por una subcultura del ocio decadente.
Respecto al tema de la maruja existe esto mismo. Siendo una planta medicinal hay quien la consume
de forma abusiva y la considera un simple bien de consumo. Es algo que se compra se vende y farda
es muy «guai» y muy moderno.
Pero existe otro tipo de visiòn. El de los que creemos que es una medicina y un sacramento y amamos la planta
y su alquimia. Nos gusta verlas crecer por que son preciosas no hay madre o abuela que no se maraville viendolas
aun sabiendo que de ahi se saca esa «terrible droga» su visiòn esta menos contaminada y solo ven una
hermosa plantita. Y menos mal que se han desengañado de algunas cosas de esas terribles. Quiero agra
decer a esas madres y abuelas que nos han comprendido y que gracias a ellas se esta cambiando la visiòn
que hay de la planta para que algùn dìa deje de ser una droga y sea lo que siempre ha sido: una hermosa
plantita inofensiva y que el problema no es la planta sino las actitudes humanas.
Como grvndes jardineras que son las cuidan de maravilla y las tienen hermosas. Como grandes cocineras que son hacen unos estupendos postres con ellas. Es otra cara de la planta
que parece olvidarse. Muchos de los enfermos que usan el cannabis para curar sus dolencias nunca han fumado
en su vida ni tan siquiera tabaco y su forma de administraciòn es en forma de dulces elaborados con las hojas
y flores de la planta. Tambien se pueden hacer tinturas, unguentos, aceites esenciales, concentrados, licores un
largo etc de preparados que uno puede preparar en su casa. No hay mejor cosa que tener la materia prima de sus
medicinas creciendo en su jardin, controlando todo el proceso, el cariño y los cuidados que se le ha dado
lo cual agradecen con aromaticos frutos con los que elaborar nuestra cura.
Pero claro eso le da mucho miedo la farmacia y la medicina actual. Si somos nuestros propios medicos podrian
perder su papel y si nos podemos hacer medicamentos nosotros no vamos comprarle los suyos. Que no teman que
hay para todos. Los que en un momento dado podemos hacer eso somos unv minoria la mayor parte de la gente seguira
recurriendo a ustedes y a sus remedios. Solo se pide que nos los dejen hacer en pa y que no confundan a la gente.
La hierba se fuma, se compra y se vende y produce colocones pero implica mucho mas una autentica cultura, la hierba te coloca
pero si solo te interesa eso te estas perdiendo lo mejor. El placer de ver tus plantas crecer y madurar cruzarlas unas con otras,
reconocerlas, mimarlas. No solo es el fumartelas es todo el proceso del cañamon a tus pulmones. Hay diferentes actitudes ante las
sustancias embriagantes. La del que quiere comprar droga ya, y el que espera pacientemente a que madure un peyote durante 15 años.
Esa es la diferencia.