Orgasmos tocados por la marihuana

Plantactiva

anolessEsta sustancia tiene un efecto inhibidor, y aunque facilita ciertas prácticas que de otra forma no se llevarían a cabo, también disminuye la sensibilidad del clímax y hace que se pierda intensidad

Los consumidores de marihuana afirman que ésta les relaja, que sienten más libertad y confianza. Y vistos semejantes efectos, los hay que también se llevan el porro a la cama porque, dicen, el placer es mucho mayor. Sin embargo, y tras los resultados que se desprenden de un nuevo estudio australiano, el «canuto» bien podría usarse como excusa a la que agarrarse «si la cosa falla», porque el orgasmo se ve un tanto trastocado si uno es un habitual de esta sustancia. El trabajo fue publicado en la revista «Journal of Sexual Medicine» y se realizó a cerca de 8.560 hombres y mujeres australianos de entre 16 y 64 años.

Promiscuos

Una vez clasificados como consumidores diarios, semanales y los que llevaban consumiendo un año entero, los investigadores del estudio, Anthony M A Smith, Jason A Ferris, Judy M Simpson, Julia Shelley, Marian K Pitts, Juliet Richters concluyeron que, «en el caso de las mujeres, tenían más infecciones de transmisión sexual, asociadas con el aumento de compañeros de cama», un incremento de parejas que también se asociaba a los hombres, aunque en su caso, no se vinculó riesgo de infecciones sexuales.
anoss3Para Ignacio Martínez Salamanca, urólogo del área de Medicina Sexual en el Hospital Universitario Puerta de Hierro de Majadahonda (Madrid), «la marihuana tiene un efecto inhibidor, y al igual que facilita hacer ciertas cosas o prácticas que de otra forma no se llevarían a cabo, también tiene repercusiones como la disminución de sensibilidad durante el orgasmo o la pérdida de intensidad». Éstas son, precisamente, otras de las conclusiones a las que llegaron los científicos australianos. De hecho, el consumo diario de cannabis fumado demostró una fuerte asociación con problemas para alcanzar el orgasmo masculino cuando se comparaban con hombres de la misma edad que no habían consumido marihuana. Además, ellos afirmaban llegar al orgasmo o muy rápido o muy lento, «pero siempre con sensación de poco control e insatisfacción general». Ellas, aunque no mostraron esos problemas orgásmicos, deben tener cuidado si son consumidoras habituales por la sequedad vaginal que pueden sufrir.
Martínez Salamanca matiza que «aunque el subjetivo aumento de placer sexual no parece estar en relación con el consumo de marihuana por sí mismo, quizás lo esté con un estilo de vida que incluye el consumo de drogas y el sexo como elementos de una pauta global de búsqueda de sensaciones

Fuente Larazon