Otra excusa que se diluye

Plantactiva

kilguoski

Una de las razones que los gobiernos prohibicionistas y sus palmeros suelen esgrimir para no mover un dedo en política sobre drogas, y con la que tienden a zanjar debates, es el manido argumento de que ‘EEUU no nos dejaría hacerlo’.

Pues bien, sin descartar del todo el debate sobre legalización (”no es por ahora un interés de discusión”, declaró) el nuevo zar anti-droga de EEUU, Gil Kerlikoswke, ha sido palmario respecto a la actitud de EEUU frente a las políticas despenalizadoras que están adoptando países como Argentina, México o Portugal:

“Sí, tenemos un interés en abordar el problema de una forma más equilibrada, más balanceada. Aquellos países que han aprobado diferentes leyes sobre las drogas, tienen el derecho como nación o como país para hacerlo (…)”

Luego tenemos derecho.

Ahora solo falta tener ganas.