Patadas en la puerta

Plantactiva

Llevan muchos años tejiendo mentira tras mentira, acumulando injusticia sobre injusticia. Desde los primeros tiempos nuestra querida planta ha sido utilizada con fines benéficos para la humanidad y las culturas que hacían uso de ella. Fue panacea universal durante muchos siglos, los estados promovian su cultivo en tiempos de guerra para elaborar cuerdas y velas para los barcos, la constitución de los Estados Unidos esta escrito en papel de cáñamo. Pero los propios Estados unidos fueron los primeros en ponerla en la lista de sustancias prohibidas por razones socio-culturales, políticas y económicas.
En España en un principio los que consumiamos derivados del cannabis no teníamos problemas hasta que apareció un señor llamado Jose Luis y de apellido Corcuera. Este buen hombre proclamo la llamada ley de la patada en la puerta que entre otra cosas multa a los consumidores de cannabis por transportarla del lugar donde la adquiere a su casa y cobrarles un impuesto revolucionario en forma de multas de trescientos eurazos. En teoría te multan por consumo en la vía pública o por tenencia. Muchas veces te multan por consumo en la vía pública cuando sólo es por tenencia. Lo de la tenencia es muy gracioso (maldita la gracia que nos hace) Se supone que puedes consumir lo que quieras cannabis incluido pero el cannabis es ilegal. Puedes consumirlo libremente porque la legislación así lo dice el problema es que es ilegal y tienes que adquirirlo en el mercado negro por tanto en el camino desde la casa del camello hasta tu casa estás cometiendo un delito. Si además tienes la mala suerte de encontrarte con alguien de uniforme y le tienes pinta sospechosa tiene toda la libertad del mundo para cachearte hasta encontrar lo que ocultas en tu bolsillo. Si te pillan con algo quiniela que te crió.
En el caso del autocultivo es peor todavía. Tu para no tener que recurrir al mercado negro vas y te cultivas unas plantitas en el jardín o en un armario de casa, ese cannabis ya no lo adquieres en el mercado negro por lo tanto debería ser legal o por lo menos alegal. Entonces el típico vecino delator se da cuenta de tus actividades por cualquier causa y llama a los de verde. Lo primero que harán sera cortar tus plantas y confiscar todos tus materiales de cultivo que son legales y los has comprado con tu dinero ganado honestamente pero como supuestamente los usas para delinquir arramblan con todo incluso con las pipas de agua y las revistas que tengas como les dejes.
Existe algo llamado presunción de inocencia que se pasan por el forro y te intentan denunciar por trafico o delito contra la salud publica aunque tu nunca te propusiste vender ni un gramo de tu preciado tesoro, el que te acaban de expropiar de mala manera y con malas formas como si fueras un criminal peligroso y encañonandote con sus armas si les parece. Suele haber uno con una cámara para filmar esas “operaciones” y queda más en plan película. Luego en el juzgado ya explicaras y tendrás que demostrar al señor juez que esas plantas eran para ti, para tu consumo propio y que te crean.
De lo contrario te pueden caer cuatro años y un día así sin comerla ni beberla y conocerás a delincuentes peligrosos de verdad, tu mismo acabaras siendo un delincuente peligroso si te dejas llevar por el ambiente. Un nuevo ciudadano inutilizado para la sociedad por una tontería y una gran injusticia.
Esto no puede seguir así con gente en la prisión y gente pagando multas por una causa tan leve en un momento que la cultura del cannabis esta en todas partes e integrada en todas las capas de la sociedad. Por eso pedimos la abolición de la ley Corcuera.
Salud.