Presunta teledelincuencia

Plantactiva

Concha García Campoy: incitando al delito con una sonrisa«A través de los reportajes de investigación, se desvelarán tramas de corrupción, se retratarán a las mafias, a los clanes que mueven la droga, nos adentraremos en los bajos fondos y denunciaremos situaciones insostenibles. Tanto a cara descubierta como con cámara oculta. El equipo de reporteros de Las mañanas de Cuatro adentrará en todo tipo de realidad: barrios, poblados, denuncias, conflictos vecinales, retrato de personajes singulares. Una visión de quiénes somos.»
«Las mañanas de Cuatro» inicia su cuarta temporada

«A ver cuando haceis un especial de la mas gore de las mañanas,Concha Garcia Campoy,que saca sus reportajes de investigacion donde no faltan putas, travestis, drogas, asesinatos, chabolas, yonkis? y ella sin despeinarse. oiga!»
Una espectadora

Hace un par de semanas, en el programa que presenta la señora Campoy del canal Cuatro de TV, emitieron una especie de reportaje con un estilo que no es nuevo y que empieza a ser habitual en las televisiones nuestras de cada día. Se trataba de un presunto periodista que, con cámara oculta, se hace pasar por un presunto consumidor de droga. Se busca la zona pertinente y se pone en contacto con otros presuntos consumidores que finalmente lo llevan hasta el lugar apropiado. Contacta con el presunto vendedor y presuntamente realiza la transacción. Vendedor que, además, si no me falla la memoria, creo que era «menor de edad».

El presunto periodista se marchaba con la presunta mercancía comerciada cuando, de repente, es retenido e identificado por un presunto policía. El periodista, se identifica como periodista con cámara oculta. Una vez identificado, el policía, presuntamente le ofrece protección para salir de la zona peligrosa.

¿Dónde está la «información»? ¿Qué pretende tal reportaje? Se preguntarán los más avispados… El presunto periodista ha creado todos los elementos «necesarios» para la ejecución de un delito contra la salud pública: realiza la demanda, implica a terceros, realiza un intercambio económico e «induce a un menor a delinquir». Ha realizado toda una trama «ilegal» de compra de droga para hacer un reportaje sobre la venta de drogas. Menos mal que el reportaje no trataba sobre incendios o asesinatos.

Doy por hecho que el policía no sabía que el periodista había montado una trama para delinquir implicando a terceros para poder comprar droga, presuntamente, para un reportaje de drogas. Pero sí me pregunto si la policía ha visto el presunto reportaje.

Artículo original en Educathor
Educathor: Presunta Teledelincuencia

Relacionada:
Los pedos de Concha García Campoy empiezan a oler