Responsabilidad e irresponsabilidad en los usuarios de drogas

Plantactiva

Vota esta noticia a href=”http://escolar.noticia.es/story/responsabilidad-irresponsabilidad-usuarios-drogas”en Escolar/abr /br /a onblur=”try {parent.deselectBloggerImageGracefully();} catch(e) {}” href=”http://www.flickr.com/photos/9332485@N02/2183498723/”img style=”margin: 0px auto 10px; display: block; text-align: center; cursor: pointer;” src=”http://www.fac.cc/uploaded_images/truthabout-792003.jpg” alt=”Añeja imagen de un ‘dope fiend’ clavadito a Tio Vampus” title=”Añeja imagen de un ‘dope fiend’ clavadito a Tio Vampus” border=”0″ //abr /Los usuarios de drogas prohibidas no gozamos de muy buena prensa. Se suele achacar nuestro consumo a la debilidad de carácter, a la falta de autoridad paterna, a la desestructuración familiar, a defectos genéticos, a la influencia de las malas compañías y a un sinfín de causas, todas ellas negativas. Cualquier cosa antes de admitir que los humanos tenemos una tendencia innata a buscar el placer y de reconocer que esta es la principal motivación para el uso de drogas, una motivación perfectamente noble, buena y justa siempre y cuando no dañemos a un tercero.br /br /Estos daños se pueden dar, por supuesto, pero son achacables a la irresponsabilidad de algunos consumidores, no al consumo en sí, y esto es algo que ha olvidado la FAD en su última y torticera a href=”http://www.fad.es/Campanas?id_nodo=3amp;accion=1amp;campana=48″campaña de propaganda/a. Por eso no castigamos el consumo de alcohol y sí a los que se ponen al volante bajo sus efectos. Por eso no prohibimos el tabaco, sino su uso en determinados espacios. La FAD hace un flaco favor al esfuerzo contra la violencia doméstica cuando se abona a la tesis de que una droga puede convertir a una persona normal en un maníaco homicida (siguen resonando los ecos de la campaña de Anslinger contra la marihuana). Si alguien se pone violento cuando bebe o cuando toma cocaína, que se lo piense antes de hacerlo, pero que no abdique de su responsabilidad personal cuando tenga que someterse a juicio por matar a su mujer. Quizás lo que se pretende con estas falacias es convertirnos a todos en menores de edad perpetuos, pero mucho cuidado con esto, que los niños perpetuos necesitan tutela a perpetuidad, algo que casa mal con una democracia social y de derecho donde los ciudadanos eligen a sus gobernantes.br /br /a onblur=”try {parent.deselectBloggerImageGracefully();} catch(e) {}” href=”http://www.flickr.com/photos/9332485@N02/2334586210/”img style=”margin: 0px auto 10px; display: block; text-align: center; cursor: pointer;” src=”http://www.fac.cc/uploaded_images/slavetraffic-793160.jpg” alt=”Los drogadictos, su insaciable lujuria y la trata de blancas” title=”Los drogadictos, su insaciable lujuria y la trata de blancas” border=”0″ //abr /Curiosamente, y en contradicción con este propósito de despojar de responsabilidad a los ciudadanos cuando se hallan bajo los efectos de una sustancia psicoactiva, nos encontramos con una tendencia opuesta por parte de los mismos prohibidores: la de responsabilizarnos por los males causados, no por las drogas, sino por su estatus legal. Empieza a ser agobiante tener que recordar todo el tiempo que las drogas han existido y existirán siempre, pero que sólo a partir de su prohibición mundial empezaron a surgir grupos mafiosos dedicados a su tráfico, envenamientos y adulteraciones, bancos dedicados a lavar los beneficios, narcoestados respetabilísimos, a href=”http://narcoguerrilla.blogspot.com/2008/03/el-carcelero-mundial-nos-lee-la.html”gulags/a creados en nombre de la libertad (al más puro estilo orwelliano) y una larguísima serie de efectos secundarios que no existían antes de que nos fuera impuesta esta amarga Purga de Benito.br /br /Los causantes de este desastre, en lugar de asumir su responsabilidad por tantas a href=”https://grassteam.com incumplidas/a y por empeorar considerablemente una situación que en el pasado no fue idílica, pero sí incomparablemente mejor que la que tenemos ahora (y, si alguien no lo remedia, ésta será preferible a la que viviremos en un futuro) han encontrado en los consumidores el chivo expiatorio perfecto para su incapacidad, su corrupción, su fanatismo y su contumacia.br /br /a onblur=”try {parent.deselectBloggerImageGracefully();} catch(e) {}” href=”http://www.flickr.com/photos/9332485@N02/2399109826/”img style=”margin: 0px auto 10px; display: block; text-align: center; cursor: pointer;” src=”http://www.fac.cc/uploaded_images/freedom-fighter-741394.gif” alt=”No diga ‘terrorista’ Diga ‘luchador por la libertad financiado mediante el narcotráfico'” title=”No diga ‘terrorista’ Diga ‘luchador por la libertad financiado mediante el narcotráfico'” border=”0″ //aSon muchos los narcoburócratas que se han visto obligados a dimitir por sus corruptelas, a href=”http://narcoguerrilla.blogspot.com/2001/12/ltima-hora-pino-arlacchi-dimite-me.html”grandes/a y a href=”http://www.fac.cc/2008/02/gonzalo-robles-condecorado.html”pequeñas/a, pero se podrían contar con los dedos de una mano los que han tenido la decencia de dimitir a href=”https://grassteam.com sus patentes fracasos/a, algo que no es de extrañar porque el concepto de responsabilidad política no existe entre los trabajadores del gremio. Los antecedentes del caso que ha motivado este post son numerosos. En 2001, la ONDCP acusó a los usuarios estadounidenses a href=”http://narcoguerrilla.blogspot.com/2002/01/el-mes-ha-sido-prdigo-en-noticias.html”de financiar el 11-S/a (sigan la pista del ISI paquistaní, señores, y déjense de chorradas); John Walters, zar antidroga de EE UU, aplicó recientemente a href=”http://www.vanguardia.com.mx/diario/noticia/estadosunidos/internacional/pagan_los_consumidores_de_drogas_en_eu_las_ejecuciones_en_mexico:_walters/162671″el mismo sofisma/a a la narcoguerra civil mexicana; Joaquín Villalobos, tonto útil a sueldo del pensamiento único, deliraba sin drogas en uno de los artículos a href=”https://grassteam.comás bochornosos/a jamás publicados por El País. Por último, los dirigentes del narcoestado colombiano gustan de a href=”http://www.lostiempos.com/noticias/31-10-06/31_10_06_ultimas_int16.php”señalar con el dedo/a a los consumidores europeos (span style=”font-style:italic;””Tenemos que decirles a los europeos que esa raya de coca que esnifan está manchada con sangre”/span) por los problemas derivados de su abyección al span style=”font-style:italic;”diktat/span estadounidense sobre políticas de drogas. ¿Quién da más en esta ceremonia de la confusión?br /br /a onblur=”try {parent.deselectBloggerImageGracefully();} catch(e) {}” href=”http://www.csdp.org/publicservice/potency04.htm”img style=”float:right; margin:0 0 10px 10px;cursor:pointer; cursor:hand;” src=”http://www.fac.cc/uploaded_images/walters-7143.jpg” border=”0″ title=”Walters, el zar antidroga que quería ser humano” alt=”Walters, el zar antidroga que quería ser humano” //aSorprende que aún quede una sola persona inteligente que se trague estas memeces y que las suscriba sin más, como es el caso de Ignacio Escolar, director de Público, que a href=”http://www.escolar.net/MT/archives/2008/07/vosotros-financiais-esto.html/”ha avalado/a un post a href=”http://lafragua.blogspot.com/2008/07/vosotros-financiis-esto.html”publicado en La Fragua/a sin aportar el menor argumento, y sorprende también el silencio de Toño Fraguas, autor del post, ante el debate que ha surgido en su blog.blockquotespan style=”font-style: italic;””El brutal capitán Nascimiento se equivoca en muchas cosas, pero no esa apreciación: esa ‘chinita’ de costo, esa rayita o pastillita que cae en fiestas de modernitos que van de izquierdistas financia el sufrimiento de miles personas. Ese dinero engrasa la inmensa máquina de tráfico de mujeres, armas, niños… y no sólo en las favelas de Río./span/blockquoteEl brutal hijo de puta que es el capitán Nascimento se equivoca en todo, y también se equivocan quienes, siguiendo sus pasos, pretenden eludir sus responsabilidades echándolas sobre las espaldas de los consumidores, víctimas de la locura prohibicionista y verdugos de nadie. Los usuarios, ricos o pobres, izquierdistas o derechistas, modernitos o carcas, concienciados o apolíticos, ya tenemos de sobra con la estigmatización y la persecución a las que estamos sometidos como para hacer de putas y pagar la cama, así que va siendo hora de que los verdaderos responsables de este sindiós se busquen otras excusas para su fracaso.br /br /Por otra parte, cualquier consumidor que tenga un mínimo de decencia no podrá por menos que asumir plenamente sus responsabilidades por cualquier daño que pueda causar bajo los efectos de las drogas, desoyendo los cantos de sirena de quienes nos invitan a declararnos víctimas inocentes de una sustancia maligna. Libertad y responsabilidad van inextricablemente unidas, y si cedemos a la tentación de eludir la segunda, nos quedaremos irremediablemente sin la primera.br /br /Todas las imágenes por cortesía de a href=”http://www.flickr.com/photos/9332485@N02/”danostamper714/a, menos la de a href=”http://www.csdp.org/publicservice/potency04.htm”John Walters/a (Common Sense for Drug Policy).div class=”blogger-post-footer”img width=’1′ height=’1′ src=’http://res1.blogblog.com/tracker/18596706-7095353730239569444?l=www.fac.cc’//div