Revista ECCUS: Hablan las asociaciones

Plantactiva

a onblur=”try {parent.deselectBloggerImageGracefully();} catch(e) {}” href=”http://el-durru.blogspot.com/2008/05/mmm-2008-manifestacin-de-madrid.html”img style=”display:block; margin:0px auto 10px; text-align:center;cursor:pointer; cursor:hand;width: 400px; height: 255px;” src=”http://www.fac.cc/uploaded_images/manimadrid08-2-775815.JPG” border=”0″ title=”MMM Madrid 2008. Pincha para ampliar”alt=”MMM Madrid 2008. Pincha para ampliar” //aNo es muy frecuente que, más allá de cuatro frases sacadas de contexto, los media concedan a las asociaciones cannábicas una porción, siquiera mínima, del espacio que tan generosamente regalan a “expertos” (a href=”http://www.lavanguardia.es/ciudadanos/noticias/20090317/53660808897/el-precio-de-las-drogas-ha-disminuido-un-30-en-europa-barcelona.html”en ignorancia y manipulación/a), prebostes de la FAD y demás narcoburócratas, y reportajes chanantes sobre el “flagelo”, cortados todos ellos por el mismo patrón sensacionalista y desinformador.br /br /Por eso agradecemos mucho a la revista universitaria a href=”http://www.eccus.net/cms/index.php?option=com_frontpageamp;Itemid=1″ECCUS/a que se haya apartado de la línea del Partido Único Prohibicionista (PUP) en un reportaje sobre el cannabis publicado recientemente. Tres portavoces de asociaciones cannábicas responden en él a siete cuestiones, de las que, dada la extensión del reportaje, hemos seleccionado la correspondiente a la legalización. br /br /Las respuestas, más o menos afortunadas, dan cuenta de la gran variedad de razones que hay para acabar de una vez por todas con un sistema tan contraproducente como irracional. Como complemento, sendas entrevistas con Manuel Guzmán (simpatizante a distancia de nuestro movimiento) y Miguel Ruiz-Veguilla (drogabusólogo que, a pesar de sus exageraciones sobre los efectos psiquiátricos del cannabis, al menos tiene la decencia de mandar la teoría de la escalada a tomar viento). A ver si cunde el ejemplo, que el Miniver formado por los medios de comunicación nos trae por el camino de la amargura por su complicidad con la narcocruzada. br /br /span style=”font-style: italic;”¿Por qué sí a la legalización de la marihuana y bajo qué condiciones?/spanbr /span style=”font-weight: bold;”br //spana onblur=”try {parent.deselectBloggerImageGracefully();} catch(e) {}” href=”http://www.flickr.com/photos/jessewarren/64212740/”img style=”margin: 0pt 10px 0px 0pt; float: left; cursor: pointer; width: 75px; height: 75px;” src=”http://www.fac.cc/uploaded_images/alacann-723546.jpg” alt=”” border=”0″ //aspan style=”font-weight: bold;”a href=”http://alacannabis.webnode.com/”Alacannabis/a (Antonio Moreno)/span: «Con una legalización o regulación se acabaría con las mafias, extorsiones, muertes, blanqueo de dinero, mas control en el consumo de los menores? Un modelo seria el holandés (mejorable), con sus coffee-shops restringidos a mayores de edad y con cantidades estipuladas por dia y cliente o el modelo que desde la F.A.C. Federaciones de Asociaciones Cannábicas se ha puesto en marcha, Asociaciones de Usuarios o Clubs de Consumidores, en los cuales se cultiva para abastecer a sus socios en un circuito cerrado con lo cual ese cannabis no llegaria al mercado negro, ni a menores, con cantidades estipuladas, con un control de calidad (sin adulteraciones)y sin animo de lucro.»br /br /a onblur=”try {parent.deselectBloggerImageGracefully();} catch(e) {}” href=”http://www.flickr.com/photos/dgans/20092291/”img style=”margin: 0pt 10px 0px 0pt; float: left; cursor: pointer; width: 75px; height: 75px;” src=”http://www.fac.cc/uploaded_images/amigos-738176.jpg” alt=”” border=”0″ //aspan style=”font-weight: bold;”a href=”http://users.servicios.retecal.es/buctro/amigos/index_f_02.htm”Amigos de María León/a (Santiago Tomé)/span: «Pues la principal razón es por el derecho que tiene toda persona mayor de edad a hacer con su cuerpo lo que le venga en gana, mientras no dañe a los demás (span style=”font-style: italic;””De mi piel p’a dentro mando yo”/span). Esto, que parece de cajón, no acaba de entenderlo el Estado y, en aras de una mal llamada salud pública, prohíbe unas sustancias (cánnabis, coca, heroína…) e hipócritamente subvenciona y recauda de otras tan adictivas o más, como el alcohol o el tabaco. Las condiciones bajo las que se puede legalizar la marihuana es que se regule al igual que las drogas legales, de tal forma que todo el mundo pueda plantar para su autoconsumo sin necesidad de acudir al mercado negro a comprar sustancias adulteradas y de muy mala calidad en la mayoría de los casos y con el riesgo añadido de poder estar cometiendo un delito al comprar mercancía ilegal.»br /br /a onblur=”try {parent.deselectBloggerImageGracefully();} catch(e) {}” href=”http://www.flickr.com/photos/beast2891/1491475390/”img style=”margin: 0pt 10px 0px 0pt; float: left; cursor: pointer; width: 75px; height: 75px;” src=”http://www.fac.cc/uploaded_images/seca-745908.jpg” alt=”” border=”0″ //aspan style=”font-weight: bold;”a href=”http://yocannabis.org/”SECA/a (Alfonso de la Figuera/span): «Por muchas razones. Porque la prohibición de las drogas sirve como publicidad para su consumo, favorece las mafias y genera corrupción. Porque separando la marihuana del mercado de las drogas de síntesis se dificultaría el paso de una a otras. Porque la marihuana ha sido reconocida como medicina por todas las culturas y civilizaciones (Vedas hindúes, Pen Tsao chino, Galeno, Hipócrates, Dioscórides, Avicena…) hasta que se unieron intereses económicos y racistas para prohibir el cáñamo en Estados Unidos tras el descubrimiento del náilon. Porque su baja toxicidad hace que nadie haya jamás fallecido por consumo habitual o abuso eventual de cannabis. Por su amplio espectro terapéutico. Porque facilita la comunicación y la empatía en las relaciones personales y mejora el humor al facilitar las conexiones sinápticas y poner en funcionamiento el sistema endocannabinoide, existente solamente en el ser humano. Porque su prohibición atenta contra el derecho del ser humano a decidir su terapia y contra su dignidad y su libertad de conciencia. Porque su prohibición limita el derecho de los cultivadores de cáñamo a abastecerse de sus propias semillas, según derecho universalmente reconocido a los campesinos. Porque el cañamón ha sido un alimento fundamental para la humanidad (y para los pajaritos), dado que es el alimento con mayor índice de ácidos grasos Ómega-3 y Ómega-6 (linoléico y linolénico) de la naturaleza. Porque desde que desapareció el cañamón de nuestra dieta el cáncer, el estrés y el colesterol se han disparado… El cultivo, transformación y consumo de cannabis (¡CÁÑAMO!) sólo debería ser sometido a los análisis de calidad y las tasas e impuestos correspondientes a cualquier cultivo o producto vegetal disponible en estancos, herboristerías, herbolarios o tiendas de alimentación.»br /br /Resto en:br /a href=”http://www.eccus.net/cms/index.php?option=com_contentamp;task=viewamp;id=2014amp;Itemid=3″Siete preguntas a María/abr /a href=”http://www.eccus.net/cms/index.php?option=com_contentamp;task=viewamp;id=2015amp;Itemid=3″Cannabis, la ilegalizada ‘maria’ que cura y coloca/adiv class=”blogger-post-footer”img width=’1′ height=’1′ src=’https://blogger.googleusercontent.com/tracker/18596706-6976467888857599448?l=www.fac.cc’//div